lunes, 9 de abril de 2012

PROYECTO ECOS


fotografia digital algas en el Lago Villarrica, Chile, 2012

Ecos

El agua que pasa y da forma.
Una huella, surcos en el cerro.
Espuma que deja el oleaje.
Fuerza que empuja, lija, limpia, arrastra.

da vida.

Nubes, surcos, lluvias, ríos, mares
agua que corre, tierra que registra su paso
diversas formas(ciones) en constante cambio
una y otra vez
paso del agua. 




PROYECTO ECOS








Uno olvida que somos parte del universo,

 de que se está en expansión,
 no caemos en cuenta de que éste es un proceso de cambio,
 una perpetua transformación,
un desconocido siempre allí.
Si pensáramos que somos universo
quizá no perderíamos el tiempo en venta y fabricación de armas de destrucción masiva.





Para ver una pintura realista de lo que  hago deben VER, en lo micro de la naturaleza. Deben VER, en la geografía, en la Antártida.
En lo profundo del paisaje




¿De  donde nacen ecos?
La partida del PROYECTO ECOS es mi visión en imagen de la música compuesta por Pink Floyd  llamada Echoes, aparecida en el disco Medle del año 1971.
Las imágenes que le siguieron nacen del  mismo espíritu, encontrar las posibilidades de conexión  entre la música y la pintura.
 El chorreo de pintura al contacto con abundante  agua, sobre diversos soportes, provoca  una reacción inesperada, nuevas composiciones, que al “pintor” van dejando  boquiabierto al poder presenciar su avance.










 Referente clave del  Proyecto Eccos:





Secuencia de 2001: A Space Odissey, del director Stanley Kubrick




Secuencia final de Zabriskie Point, del director  Michelangelo Antonioni








Secuencia de Enter the Void, del director Gaspar Noe







miércoles, 4 de abril de 2012

PROYECCIÓN DE LUZ

Proyecto Audio Visual




Síntesis
La mente ha sido criada bajo imagen, sonido. Narración tras narración, la imagen se arma y desarma a partir de una sola idea, el resplandor y la falta de él. En un espacio acondicionado (penumbra), el espectador  se ve enfrentado al  resplandor del reflejo de una luz proyectada sobre un lienzo blanco (lienzo de proyección). El reflejo de la proyección de luz impacta de tal forma en el rostro del espectador, provocándole una ceguera momentánea. Pero además lo muestra lo saca de su ocultamiento.









  Fotogramas del Proyecto Audio-Visual PROYECCIÓN DE LUZ. Duración: 6 minuto 31 segundos.

 
I
Ver y Ser Visto
Dado el problema que una atmosfera nos envuelve dejándonos inmóviles, hago referencia a la situación de un conejo frente al cazador inmovilizados uno por el foco de luz y el otro por la inmovilidad del conejo, ambos detenidos por el otro. Me pongo en la siguiente situación Que será el camuflaje si no un inmovilidad causada por la amenaza del otro. Pues bien, si el otro es la amenaza, el antagonista aquel conejo es sin dudas es el agónico personaje. Cual personaje dentro de una narración ficticia yo propongo que los sujetos que miran la obra sean presa de un foco luminoso, así provocar la detención de ellos.
Qué es esta idea de atacar al bondadoso espectador que se acerca a ver“arte”, con su disposición para asistir al encuentro de “obras” y de pronto recibe un flash que lo enceguece, una luz que se dispara, aquí frente a esta claridad, cegado por unos instantes por una luz directo a él, aquel que por estar envuelto en penumbras dispuesto a ser otro lo que durara el film. Ahora me pregunto por el discurso…yo podría afirmar que no estoy dispuesto a convencer a nadie ni dar ideas de lo que opino, menos mandar ese mensaje ideológico al cual ya nos hemos acostumbrado. Por el contrario quiero dar luz, ese interés que nosotros ponemos en la imagen es provocada, puesto en reflexión, aclarar un salón, hacer resplandecer los rostros, verse viendo.
La explosión de las bombas nucleares dan a la imagen un resplandor, aquello que el fotógrafo se desvela tratando de remediar “la imagen quemada”,esa perdida del detalle hiperreal en mi estudio es esencial. Explosión del mundo de los objetos, del mundo material, ruptura de signos, hacerlos estallar. El trabajo con la imagen proyectada es trabajar con la esencia de lo inmaterial. El estallido es la limpieza y es la luz la llamada a quebrar la quietud del espectador.
Al hablar de esta quema de la imagen es posible establecer la relación inmediata con el trabajo de Alfredo Jaar, El Lamento de las imágenes, a la cual tuve la oportunidad de asistir el año 2002. En esta el espectador es situado en un espacio vacio acondicionado, construyendo una atmosfera lumínica controlada. El espectador pasa de un espacio en penumbra en la cual la única posibilidad de luz es la que nace de las pequeñas letras de tres cajas de luz (las letras del discurso son la luz) las cuales nos hablan del control de las imágenes que en la actualidad realiza el“poder”, tales como el banco de imágenes de Bill Gates. A continuación el espectador transita por un pasillo oscuro hasta ser interrumpido por una luz cegadora que proviene de un rectángulo de luz. El espectador que había afinado su vista para poder ver lo que decía las pequeñas letras del primer espacio, se ve impactado por esta luz que lo deja ciego por unos instantes, construyendo un momento de ceguera la cual el espectador experimenta tal como el conejo enfrentado al foco de su cazador. En palabras de Jaar El lamento de las imágenes “es un grito desesperado, es decir, esta articulación de la ceguera y esta luz que nos dice: ¿Dónde está la verdad, qué hacer para descubrir la verdad, no es más que una representación”.[1]
Desde aquí se establece una referencia que dará signos de lo ya hecho y lo que está por realizarse. Entonces en qué consiste este estudio…
… En la incidencia de la luz en una atmosfera lumínica controlada. En un espacio acondicionado (penumbra), el espectador se ve enfrentado al resplandor del reflejo de una luz proyectada sobre un lienzo blanco (lienzo de proyección). El control de la condición lumínica sitúa al espectador, el reflejo de la proyección de luz impacta de tal forma en el rostro del espectador, provocándole una ceguera momentánea. Pero además lo muestra lo saca de su ocultamiento.
El concepto de camuflaje en primera instancia nos lleva a afirmar el acto de ver y al mismo tiempo ser visto, dos puntos de vista que se enfrentan de forma crítica, por tratarse de una situación en donde la supervivencia de una depende de la otra. Desde el enfrentamiento riesgoso de ambas partes, podemos dar pie a la afirmación de que la primera corriente de esta investigación será a partir de un enfrentamiento, y no a la mera contemplación. El enfrentamiento ha realizar tendrá un claro objetivo visual, enmarcado por el acto de ver y ser visto, colocando a la investigación en un lugar correspondiente al campo visual.
En la oscuridad un conejo puede desplazarse de forma cómoda, sin grandes riesgos, al igual que el espectador se olvida de sí con total comodidad dentro de la sala de cine. Pero cuando un haz de luz, de un foco de alto voltaje, impacta en los ojos del conejo, lo inmoviliza, experimentando una perdida de reacción alguna, lo que algún sujeto podría exclamar: - ese conejo ha entrado en estado de shock, lo confirma su inanimada figura- Lo cierto es que dentro de esta observación se oculta la clave que irá armando este artículo, puesto que la única respuesta que tiene el conejo iluminado es la inmovilidad, aquella detención nos alerta de que algo lo atrae de tal forma que simplemente no hay respuesta alguna. Dentro de los registros de la historia del arte podemos ver algunos ejemplos de“aquella” particular detención en la fuente de luz, el más claro ejemplo es el de Van Gogh, el cual desarrollaba su trabajo con luz natural, la cual provenía de un sol de medio día que golpeaba con gran intensidad el paisaje captando la atención del pintor. La luz en Van Gogh es construida. Los impresionistas también mostraron interés por la luz natural, y por los cambios que esta presentaba durante el día, redujeron el tiempo de trabajo implementando un divisionismo de los colores, así su mirada estaba puesta en la llegada de la luz en los cuerpos y no en un tema, más bien su tema es el estudio de la luz. Más tarde podremos ver ejemplos como las esculturas de luz de Moholy Nagy, las cuales rompía con el límite estable de la obra escultórica, lo relativizaban e integraban al espacio de manera que este se veía intervenido por la proyección de la luz.
Aquella detención incontrolada en la luz será la causante de muerte del conejo, la falta de reacción ante esa luz lo dejan a merced del cazador. Esta posición de sumisión frente a este resplandor, no es tan extraño si pensamos en la proyección de una película en una sala de cine, allí podremos ver a 30 o 50 conejos, comiendo cabritas, mientras en la pantalla un hombre le parte el cráneo a otro con un extintor (Irreversible, Gaspar Noé, 2002). La fascinación por la imagen logra captar la atención del espectador al punto de llegar a no reaccionar frente al contenido de estas, el impacto que causan deja al espectador inanimado. Aquél, oculto entre la masa, observa desde la penumbra la escena sumiso ante la luz, al igual que el conejo.
El control de la luz permitirá la construcción del acto. Ya sea una conversación, un rito religioso, un espectáculo de circo o cualquier acción realizada por los hombres, está bajo la condición lumínica, es ella la que construye las distancias, las estancias, el acto. Por ejemplo entrar en un bar es pasar de una estancia a otra, lógico, pero es aquí donde hay que detenerse. La lectura de un espacio la leemos por su condición objetual, que organiza el desplazamiento dentro del recito, y comunica al sujeto con el acto, en este caso el de beber en una bar. Como también su condición lumínica, que la mayoría mantiene una luz baja dejando que se pierdan los detalles y dan paso a las sombras, las siluetas. También está condicionado por el humo de cigarrillos, por el olor de estos, del alcohol, de alimento etc. Y el sonido de todas las conversaciones juntas (un murmullo). Todo es comunicación, todo dice algo, insinúa. Bajo estas condiciones el sujeto entra en una estancia, en una atmósfera con sus reglas propias, las cuales se respetan, conservando el rito. La ruptura del rito se dará cuando una condicionante no cumple con las reglas de convención. Como la condición lumínica se ve interrumpida por una luz blanca, devela detalles que no habíamos sido capaces de percibir, muestra el espacio, nuestra acompañante y nuestro rostro , las distancias se transforman, se ha quebrado el rito, porque las condiciones son otras, por ende cambia el comportamiento. La luz rompe el rito, el sujeto queda descubierto a la vista de todos.
El estudio que realizo se arma desde el enfrentamiento al descubrimiento, ’el otro me ve a mí y yo lo veo a él’. No realizo un camuflaje sino que lo de-velo, realizo un quiebre del ritmo, impacto al ojo provocando su ceguera.
II
Mostrarse E Inmaterializarse
‘Antes hubo objetos ahora hay luz; Donde antes distancia ahora hay un espacio vacio.’
El objeto dispuesto en el espacio interactúa con el sujeto de tal forma que le ordena y estructura su vida. El hombre se da orden de acuerdo a lo que lo rodea, los 5 sentidos captan los distintos estímulos en el espacio, en su conjunto le entrega referencia, medida, distancia, un objeto estructura el espacio por ende el habitar. Enmarca, organiza, estructura nuestras vidas, nuestro espacio, interrumpen el desplazamiento libre, dan lugar, construyen el vacio. Objetos que enaltecen, que disfrazan. Arman el montaje, que capta, que atrapa a la percepción del espectador oculto en la oscuridad.
“El video arte comienza con la destrucción completa o simbólica del poderoso aparato de televisión.”(Nam June Paik) El monitor dio a la muestra audio visual un límite de obra, una forma escultórica. La cual en poco tiempo fue aceptada por la institución ya que la manera de exposición definía un límite, el objeto estaba dentro de los cánones de exposición, por ende se tomó como un objeto que formaba parte del conjunto de mercancías del arte, un objeto deseable y su fuerza crítica se vio inmediatamente desactivada.
El concepto de desmaterialización, apareció como respuesta a esta desactivación del gesto crítico, el uso de las nuevas tecnologías permitió la construcción inmaterial de la obra, la cual ponía en cuestionamiento el límite de la obra y de paso burlaba las redes que hacían del arte otro espacio de transacción mercantil. La proyección puso fin a la materialidad del objeto y en cambio se abrió a la experimentación tanto con el espacio construyendo atmósferas lumínicas, como con la interacción del espectador, activando su participación.
La inmaterialidad de la luz viaja hacia los cuerpos, ahora el propio haz de luz es escultura, pintura.“Manipulación de la luz (color) refractará en movimientos, debemos pintar con luz, fluctuante, oscilante, prismática, en lugar de pigmentos. Esto permitirá encarar mejor la nueva concepción del espacio-tiempo.”[2]
Esto tendrá relación con aspiraciones religiosas, las cuales conciben la existencia en entre dos planos por un lado el cuerpo y por otro el alma, el cuerpo que es limite, por el pasan las experiencias sensibles, registra el paso del tiempo, es lo propio en materia. El alma, en cambio es eterna, se desplaza, es luz, se expande, se adapta.
Un espacio libre de objetos pierde un recorrido claro, abre las posibilidades de desplazamiento por ende de experimentación.
Un Golpe de Luz
Que las imágenes ya no producen la misma sensación estremecedora entorno a ellas en quien las ve, no es nada nuevo. Que los objetos han ocupado el espacio de desplazamiento del hombre, tampoco lo es. Pero ambos están en una caída, en una desalentadora insensibilidad que influye directamente entorno al modo en que se habita. Su disposición altera el comportamiento del hombre en su cotidianidad.
Estamos acostumbrados hoy en día al uso desmedido de la imagen. Esta es la principal herramienta de comunicación, la utilizó por primera vez la religión, la cual daba a una imagen la tarea de representar a la divinidad ausente. La presencia de la Divinidad en un templo católico, por ejemplo, está dada por la imagen ya sean pinturas o fotografías. Estas tienen un claro referente figurativo. Lo escultórico dado por las estatuillas que representan la imagen de Cristo, de María o de algún Santo, las estructuras que enmarcan a estas figuras, las cuales les dan una estabilidad. La grandeza del espacio construido por verticales (pilares) que soportan a la horizontal, la cual se encuentra a una altura que sobre pasa por mucho los límites del cuerpo humano. Todo esto condicionado por una atmosfera lumínica (penumbra) la cual construye una presencia que el hombre percibe de formas diversas. Un templo entonces es un lugar en el cual se construye la mirada y lo hace a través de un conjunto de elementos relacionados que actúan de forma simultánea. La disposición es comunicación, y de esto la publicidad sabe mucho. La propaganda nacida también de la religión católica cuando vio la escases de feligreses partió con una campaña para atraerlos, esto fue llamado propaganda, hoy en día la atracción, la seducción son aplicadas para ejercer el control. La publicidad muestra modelos de conducta, estereotipa, y provoca e incentiva al sedentarismo. La falta de asombro provocado por el exceso de estímulos, sobre todo visuales, han hecho decaer al rito, este pierde su capacidad de sobrecogimiento y respeto, al encontrarnos sobre estimulados, se pierde la concentración.
“En un mundo condenado a la indiferencia, lo único que puede hacer el arte es añadir a esa indiferencia, girar entorno al vacio de la imagen, del objeto que ya no e s un objeto” [3]
¿Qué hace el arte frente a esto? Obviamente la respuesta es muy personal, pero dando lugar a la mirada propia me encuentro estrechamente ligado a un concepto: la Limpieza. Al ver un espacio saturado de elementos, sobre estimulante, incluso per turbante, el arte debe hacer una limpieza, debe elegir, debe despejarse, para poder ver. Este es el lugar de la reflexión, de la propuesta, de la posibilidad, por ende es un espacio dispuesto a que se realice el acto, el rito. Esta limpieza del espacio dará la posibilidad de su desplazamiento libre. La limpieza es también síntesis, claridad de exposición, lo que se realiza es siempre un comienzo, la mira está puesta hacia el futuro, por ello en lugar de dar referencias cerradas, el arte construirá un lugar abierto.
Los objetos estructuran el espacio, el modo de habitar está estrechamente ligado al orden que establecen los objetos. Al no querer llenar de objetos, ni construir imágenes en el espacio, inmediatamente quedará despejado y en lugar de ellos se trabajará entorno a la luz. La construcción de una atmosfera que condicione la percepción del espectador. El golpe de luz directo sobre las pupilas de este acostumbradas a la oscuridad de la sala impacta al ojo, lo inavilita de forma fugaz, es un golpe que pierde forma.
La negación de un referente me llevará a la quema del espacio proyectado.
Confusión del hombre con su entorno pues este ha sido atestado de objetos, materiales, sonidos, imágenes, discursos. Según creo el espacio de éste se ha reducido, en lugar de una sola dirección existen muchas posibilidades, dispersión de elementos en un espacio dispuesto para albergarlos, pero este ya no puede soportar el peso. El museo, el cual ha guardado las obras no puede seguir haciéndolo, puesto que su infraestructura comienza a debilitarse, los soportes ya no pueden con tal peso, las limitaciones espaciales son evidentes, el lugar deja de ser el lugar. Si el lugar deja de serlo por el exceso de elementos entonces nuestra reflexión debe ser llevada hacia la limpieza. Limpieza mental, material, discursiva, sonora. Limpieza del mesón de trabajo, limpieza de hoja, el blanco, darle al blanco, darle luz a un lugar.
Entonces aparece la luz, desde el blanco hacia la luz, ¿qué quiere decir esto? , esto es el camino trazado por esta investigación. Viendo la cantidad por sobre la calidad, viendo el exceso y siendo éste el que le da orden a nuestro diario vivir. Siendo conscientes de un abuso material me encuentro en el punto de no retorno, el objeto debe transformarse en energía, debe mutar y así dejar el horizonte despejado abierto al acto cambiante. “Hay que arrancar lo mismo de lo mismo; es necesario que cada imagen le quite a la realidad del mundo, y es necesario que algo desaparezca, pero también es necesario que esta desaparición siga viva: ahí está justamente el secreto del arte y de la seducción”[4]
Estar en un entre, de dos posiciones, las cuales descifro, por un lado, como un mundo real que se nos presenta a cada cual, podemos llegar a conceso por medio de observaciones objetivas, de aquello que se nos presenta como real (leyes universales). Y por otro lado aquella proyección del mundo, proveniente de una percepción mediatizada, realizada por los medios de comunicación que construye una distancia entre el mundo y su imagen.“abstracción del espacio, imaginado, modelado por medios electrónicos.”(Larraín) Esta imagen del mundo se compone de signos, incluidos de forma inconsciente en la cotidianidad del hombre de una cultura determinada. Signos que por cada época buscan un nuevo significado.
Espejos, vitrinas, reflejos, muestran una ilusión, una imagen que no es real, pero que sin embargo parece serlo, seduce a tal punto su parecido que termina por serlo. Un engaño al ojo, seducción por una cualidad propia del espectáculo… su brillantez.
La realidad mediatizada cofia su triunfo en la apropiación de la brillantez, poseer el control de la luz es a la vez tener el control de la visibilidad. La atención captada por el foco de luz del cazador que inmoviliza al conejo antes del disparo.
El hombre dirige su atención hacia el foco luminoso, este cuidadosamente señalado es el lugar donde aquél depositará su fe, es un encuentro con dios, un altar señalado, un cartel de neón, una luz que interrumpe la habitación en calma, aquella misma que utilizan para hacer hablar en los centros de tortura. La luz devela a la sombra, al misterio y ambas (contrastadas) construyen la forma.
El deseo de tener, de poseer y la necesidad de identificación con un objeto son producto de una estructura mental diseñada por los medios de comunicación de masas. Estructura dispuesta para esas actividades de consumo de objetos que vendrían a calmar el anhelo del deseo construido por los medios masivos. El hombre se aferra tanto a sus objetos que lo que en un principio era la posesión del objeto termina por poseer al sujeto, el sujeto tiene tal cercanía y a la vez dependencia en el objeto que su condición de ser pasa por el objeto. El sujeto es el objeto y de esta manera él queda amarrado a su deseo.
La materialidad y el conocimiento que se adquiere son una parte del largo proceso de producción de basura, mental, objetual, auditiva, visual, exceso tras exceso vemos como la sensibilidad va perdiendo su capacidad de asombro, tal cantidad de información rebalsa la posibilidad de acumulo que tiene cada hombre lo llevan a una atrofia del funcionamiento ordenado, tal exceso de todo lo llevan a la confusión mental y a un desarraigo social.
L a posesión de los objetos, la acumulación de ellos una habitación plagada de ellos, una escena colapsada de información, una imagen atestada de presencia, elementos contenido a tal punto que se desbordan los límites una y otra vez. Todo pesa y esto se hace cada vez menos incontrolable. El peso de tal basura ha incluso logrado que el museo, lugar de la memoria ya no sea capaz de resguardar la integridad de tal mierda.
Entonces HACER, qué hacer, llenar, realizar. No es posible seguir en tal camino, el objeto debe desaparecer; "En la naturaleza nada desaparece sólo se transforma". Hacer será, entonces, REUTILIZAR.
ATLAS ya no puede sostener al mundo.










[1] Jaar, Alfredo. Entrevista realizada por Cristián Warken en el programa de televisión La nueva Belleza, Domingo 17 de junio 2007

[2] Moholy Nagy ‘Light painting’, La nueva visión







[3] Baudrillard, Jean “La ilusión y la desilusión estética”







[4] Baudrillard, Jean “La ilusión y la desilusión estética






















DE OPINION PÚBLICA ¿qué opina los Vilos?

Registro de la intervención realizada en el centro comunitario de los Vilos. Todas la opiniones, frases, dichos son exclusiva responsabilidad de la gente de los Vilos, de ellos nacen las ideas y de ellos las gráficas que aquí se presentan.

A esto habitantes, mis más cordiales agradecimientos, fuerza en la lucha que pelean  día a día por recuperar un medio ambiente que se ve amenazado por empresas  e instituciones inescrupulosas.



Toda mi admiración a aquellos que asumen un compromiso con su gente, con su tierra.


1-Al presentarse la posibilidad de intervenir los carteles-pizarra, los visitantes buscan un rincón para dar su punto de vista.


2-Construyo un muro para dar cabida a más opiniones con la frase:
 Y UD. QUÉ OPINA?





6 al 13 de Febrero 2011
Ciudad: Los  Vilos
Lugares: Centro Comunitario de los Vilos y Feria libre de lo Vilos.









































HAY HUEVONES PARA TODO en el MAC Quinta Normal

En el marco del concurso Balmaceda Arte Joven 2011. Se sitúa a esta obra en el salón bajo la temática de “PRECARIO LOCAL” por la cual fue archivada la obra realizada en el MAC de Quinta Normal.


Reseña:
“PRECARIO LOCAL”
“Como consecuencia de celebrarse recientemente el Bicentenario de la República, se generó entre de los artistas una reflexión sobre la realidad local, tanto en una mirada histórica, como contingente. No es casual que en tres obras presentes en la muestra se utilice nuestro Escudo Nacional. Iconos de nuestra historia reciente, lugares comunes y un asomo a una posible identidad chilena, están presentes en esta sala”

Para el montaje en el MAC, pienso al Torito como un “objeto escultórico” y no como un stand de ventas de carteles de feria, para lo cual había nacido. Lo ubico de forma que se perciba su estructura icónica del cajón de tomates dispuesto en los rincones de las diversas ferias libres, para que de esta forma sea reconocido como tal. Además agrego por todo el perímetro, carteles  pizarra (como los utilizados por los feriantes) dispuestos para ser escritos con tiza por los visitantes a la muestra. Al pasar los día hago una visita al la exposición, y así poder registrar algunos carteles. Allí me encuentro con la sorpresa de que el cajón también había sido intervenido por las personas. Quedaba claro que el cajón cargaba con la contingencia, con la crónica, con la opinión clara, precisa y chamullada de la gente.
El trabajo escultórico daba un soporte a la opinión pública.



Fecha: 21 de Julio al 11 de Septiembre del 2011
Ciudad: Santiago
Lugar: MAC Quinta Normal